sábado, 30 de mayo de 2015

Qué promesas quedan cuando te marchas


Salir a caminar a deshoras es una señal de desvarío
por tanto amor.

También retener poemas, la fiebre que abruma
y para qué nombrar las cosas
por su nombre de pila si estás tú.

Y ese cerrar puertas, ciudades,
caminos por alejarme de ti.

Y qué promesas quedan cuando te marchas.

1 comentario:

Anna Benítez del Canto dijo...

Tanto dolor en esta tierra y tanta sensibilidad en tus versos. Me emocionó. Besos.

LA CAMPIÑA. PRIMERA PARTE

Cabañuelas de ida y vuelta.